Deporte en verano

El deporte es una actividad física que nos dan innumerables beneficios tanto físicamente como mentalmente. Aunque con la llegada del verano su práctica se complica por las altas temperaturas y el calor inminente.


La realización de ejercicio nos permite una mejora física, una regulación de la presión arterial, es bueno para la mejora de enfermedades y para la evitación de padecer diabetes...


El ejercicio físico en verano debe evitarse durante las horas de mayor calor que nos pueden producir golpes de calor, bajadas drásticas de tensión, sincopes vasovagales (mareos)... Por eso es importante tener en cuenta las horas óptimas para hacer ejercicio. Estas horas serían desde las 17:00 pm hasta las 12:00 am. Esto quiere decir que desde las 12 de la mañana deberíamos evitar hacer ejercicio físico por lo menos hasta la 17 de la tarde, debido a que durante estas horas es cuando los rayos del sol inciden más sobre la tierra. De esta manera a primera hora de la mañana o al final de la tarde serían las horas más óptimas para la realización del deporte.


Aparte de tener en cuenta el horario, tendríamos que mantenernos más hidratados que de costumbre, protegernos lo mejor posible del sol, utilizar ropa transpirable para evitar que el cuerpo se sobrecaliente.


Aunque el deporte es muy importante su buena ejecución también por lo que cuanto mejor lo realicemos más beneficioso será. En ocasiones pensamos que al realizar deporte en las horas de más calor esto nos permitirá sudar más y perder más peso, lo que en realidad nos provocaremos serán consecuencias negativas que nos podrían derivar en problemas futuros de salud.


En conclusión, el ejercicio físico tiene numerosos beneficios, pero también se encuentra con consecuencias reales al realizarse en verano. Evitando las horas de calor de 12 a 17 y manteniéndonos hidratados, podremos seguir beneficiándonos del deporte, sin caer en consecuencias derivadas por el calor del verano.




0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo