El Entierro de la Sardina

Una vez terminados los carnavales, se escucha hablar del miércoles de ceniza y del entierro de la sardina con un ataúd, un responso por falso cura, las plañideras... ¿eso que es? Pero… ¿qué es el entierro de la sardina? ¿De dónde sale esto?¿Por qué enterrar a una sardina? Hoy el post nos resolverá todas estas preguntas.

El entierro de la sardina es una ceremonia funeraria que marca, el final de los carnavales y el comienzo de la cuaresma cristiana (los cuarenta días antes del domingo de resurrección “en semana santa”).

Esta fiesta pagana. Tiene un alto contenido simbólico, el entierro o quema de la sardina deja atrás el desenfrenó, los vicios y pecados. De vuelta a la reflexión y el orden. Metafóricamente se entierra el pasado y la fiesta dando paso a un periodo más centrado y responsable, además de la cuaresma, que ya hemos comentado.

Se suele celebrar de diferentes formas dependiendo del territorio, la más repetida es colocar un ataúd con la sardina en el espacio céntrico de interés, donde se reúne, todo el pueblo o colectivo. Alguien hace de falso Cura, de falso alcalde y plañideras (mujeres a las que se pagaba una cantidad de dinero para que asistieran al entierro y llorasen en él, además de recordar en alto virtudes y querencia del difunto. Gritando quejidos de llanto, todo el tiempo que durase).

El falso cura realiza un responso resaltando todas las virtudes, representando en este caso el carnaval ya pasado, antes de hacer el recorrido de la zona que se señale. El evento finaliza cuando la comitiva del funeral, quema o entierra a la sardina y se dan por finalizados los carnavales.


Hay distintas teorías sobre el origen del entierro de la sardina, ya que no está muy claro, pero se tiene constancia de su celebración desde el siglo XVIII.

Según algunos historiadores, no se trataba de una sardina sino de una loncha de tocino a la que se llamaba sardina, símbolo de los pecados de la carne, ya que en cuaresma estaba prohibido comer carne.

Otros lo atribuyen a un símbolo de ayuno, siendo la sardina el alimento más tradicional para tomar a media mañana.

Otros a que lo que se entraba era uno cerdo abierto al que se llamaba “cerdina” y al copiarlo en otros sitios por el parecido en pronunciación se confundió con sardina.


Con lo que sí que coinciden es que es una fiesta que se originó en Madrid a mediados del siglo XVIII. Donde existe la cofradía del entierro de la sardina, quien la organiza desde sus comienzos


También existen dos explicaciones parecidas, de que hubo un gran cargamento de pescado en mal estado durante el reinado de Carlos III, quien ordeno enterrar todo el cargamento, sin saber el lugar. Nada de esto consta en los archivos, pero sí aparece una partida de cochinos enfermos de peste (la enfermedad más temida de la época, que diezmaba, reducía las poblaciones del territorio al que llegaba). Claro, esto dista mucho de sardinas, salvo por lo comentado anteriormente, ya que en esta época, todo trabajador y trabajadora tenía 10 minutos de descanso en el trabajo para tomar un pequeño almuerzo, que para la mayoría solía ser un mendrugo de pan con una loncha de tocino, a la que se llamaba sardina.

Sea como fuere la historia es confusa, pero si sabemos que el miércoles de ceniza se celebra una ceremonia simulando un funeral y enterrando a una sardina. Así que, teniendo en cuenta el año que llevamos de restricciones, si os apetece celebrar en casa el entierro de la sardina para ahuyentar lo malo, y hacer llamamiento a las cosas buenas, podeis proponer en casa realizar el entierro de la sardina:

- Haz una Sardina en folio, disfrazaros de falso cura, alcalde y plañideras y recorrer toda la casa, recordando lo buena que era la sardina, y los planes carnavaleros que hayas podido llevar a cabo. Luego quemarla con cuidado, y daros un homenaje de rica comida.

179 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

©2020 por Centros Abiertos para Tetuán. Junta Municipal de Distrito Tetuán. Ayuntamiento de Madrid. Ikebana Animación y Ocio SL