• jugarnia

Hoy para el recreo, sándwich de membrillo y queso fresco.

Actualizado: feb 3

Seguimos con nuestras ideas para almuerzos y meriendas y hoy os proponemos una deliciosa combinación de sabores muy típica en nuestro país, el dulce de membrillo y el queso.



Vamos a comenzar hablando del membrillo, seguro que todos/as hemos visto alguna vez el dulce de membrillo en el súper, pero... ¿de dónde viene?, descubramos el misterio, el membrillo es un fruto "primo" de la pera y la manzana, es decir, es de la familia de las rosáceas pero es el único de su género, proviene de la zona más oriental de Europa y cuenta con un montón de elementos beneficiosos para nuestra salud.


Según señala la Fundación Española de Nutrición "Nutricionalmente, por 100 gramos de porción comestible, el membrillo tiene un 86,4% de agua y tan sólo nos aporta 27 kilocalorías, que proceden, principalmente, de los 6,8 gramos de hidratos de carbono. Como todas las frutas, apenas tiene proteínas (0,4 gramos) y, después del níspero (10,2 gramos de fibra) es la fruta que más fibra contiene (6,4 gramos); tiene también calcio (14 miligramos), el potasio (200 miligramos) y vitamina C o ácido ascórbico (13 miligramos)".


Una vez sabemos esto, podemos extrapolar varios beneficios del membrillo, al tener mucha fibra nos ayudará a ir bien al baño y será bueno para nuestra salud gastrointestinal. Al tener un alto contenido en vitamina C y antioxidantes es un gran estimulante de nuestro sistema inmune. Gracias a su contenido elevado en potasio nos ayuda a regular la presión sanguínea y con ello a prevenir afecciones cardíacas y relacionadas con la sangre, las venas y las arterias. Por todo ello estamos pensando en buscar diferentes maneras de introducir el membrillo en nuestra dieta habitual.


El membrillo se puede comer natural, hacer en zumo o la opción favorita en nuestro país que es el dulce de membrillo que consiste en una pasta azucarada que se puede hacer casera o comprar en el supermercado, si bien esta pasta lleva un alto contenido en azúcares no lleva tanto como las mermeladas lo que la convierte en una buena alternativa frente a ellas.


Nuestra propuesta de hoy es un rico sándwich de dulce de membrillo y queso fresco, el dulce es muy saciante y dulce y el queso lo aligera y refresca el paladar a medida que comemos por lo que son una mezcla perfecta.


- Elige tu pan favorito (hoy mejor si es ligero).

- Hoy nosotras preferimos un queso fresco batido ya que es perfecto para extenderlo sobre el pan.

- Corta un par de rebanadas no muy gruesas (2/3 milímetros) de dulce de membrillo y colócalo sobre el queso.

- termina tu sándwich cubriéndolo con otra rebanada de pan.


Envuélvelo para el recreo y no te olvides tu botella de agua y ya tienes un almuerzo super completo.




128 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo