Los Frutos Secos

En esta época de otoño es común añadir frutos secos a algunas recetas, o aumentar su consumo, esto se debe a que, si bien podemos contar con frutos secos durante todo el año, el momento álgido de su cosecha se realiza durante el otoño y parte del invierno. Además, es cuando todas sus propiedades están mejor preservadas. Más si están al natural y tú mismo los pelas antes de comerlos. ¿ qué más debería saber de los frutos secos?


¿Por qué creéis que se llaman frutos secos? Todos ellos tienen algo en común, y es que además de ser una semilla cubierta (con cascara), en su composición natural tiene menos de un 50% de agua.


Los frutos secos son alimentos salubres, que puedes comer, en cualquier momento, son fáciles de llevar a cualquier lugar y en cualquier sitio, los puedes comer solos o acompañados, en platos de comidas, o postres.


Los frutos secos son buenos para controlar el colesterol, reducir el malo y socorrer al bueno, ayudando a nuestros vasos sanguíneos y la presión arterial, son una importante fuente de energía. Señalemos algunas propiedades de cada fruto seco, aunque son numerosas, diferenciemos algunas:


- Nueces, para el corazón

- Almendras, para los huesos

- Anacardos para la vista

- Avellanas para el colesterol

- Piñones antioxidantes

- Castañas, energéticas

- Pistachos, los más ligeros.


La parte mala que tienen, es que hay mucha gente alérgica, a al que debemos cuidar no acercárselos, y que si comemos demasiado de golpe nos pueden sentar mal.


Pero si tú no eres alérgico o alérgica, y en tu familia tampoco lo son, aconséjales, tomar un puñadito al día (nueces, almendras, pistachos, avellanas, castañas…). Será un snack perfecto, tanto para matar el gusanillo entre comidas, como alimento saludable.

64 vistas
 

©2020 por Centros Abiertos para Tetuán. Junta Municipal de Distrito Tetuán. Ayuntamiento de Madrid. Ikebana Animación y Ocio SL